sábado

Mariposa tu sonrisa.



Siempre supe a ciencia cierta que existen
pequeñas ideas que cambiaron al mundo...
Como esa pequeña  y descabellada idea 
que tuviste de volver sonreírme.

Esa minúscula mueca, que cual crisálida,

termino siendo mariposa sobre tu boca y 
cambio nuevamente mi mundo de sombras 
por uno de poesías y palomas.

Esa mínima expresión de tu rostro, 

que emulando al ojo del huracán, 
me inundo de felicidad y dicha, 
esa dicha que decía, subamos al cielo de la alegría.

pero tal vez, como suele suceder, 

la mariposa vuele sola y 
la sonrisa viaje a sus orígenes 
y se vuelva solo una mueca,

Pero  el placer de de ver desplegar 

sus alas hacia mi cielo, aunque sea solo un momento, 
ya mato la pena para seguir estando vivo y 
dejando para siempre alerta todos mis sentidos.


Sé existen pequeñas ideas que cambian para siempre al mundo, 

como la pequeña y descabellada idea que tuviste al sonreírme...